1.  › 
  2.  › 

‹ Volver a la lista

Louis Blériot

Louis Blériot

La competición está en plena ebullición este verano de 1909 para revelar el desafío planteado por el periódico británico Daily Mail: cruzar volando el canal de la Mancha. Como un auténtico caballero, Louis Blériot cede la oportunidad a Hubert Latham, que se inscribe antes que él. Pero éste fracasa.

El 25 de julio de 1909,
Louis Blériot realiza una gran
proeza al cruzar el canal de la Mancha
volando con su Zenith
en la muñeca

El 25 de julio de 1909, a las 4:15, el viento amaina en Calais y parece el momento propicio para realizar la hazaña. Es una gesta de envergadura, puesto que sobrevolar los 40 kilómetros que separan Calais (Francia) de Dover (Gran Bretaña), parece una utopía a principios del siglo XX. Sin embargo, no lo es para Louis Blériot, ya que terminará realizando esta primera travesía en 37 minutos. Con su Zenith como compañía, levanta el vuelo a bordo del Blériot XI, una frágil aeronave con estructura de madera y alas de pergamino.


Calais, 25 de julio de 1909, 4:15

Calais, 25 de julio de 1909, 4:15


Desafiando al miedo, las turbulencias, las variaciones de temperatura, las vibraciones, el ruido y la gravedad, consigue atravesar el mar. Tras unos interminables minutos, los acantilados de Dover y las verdes costas inglesas aparecen por fin. A partir de ahora, en canal de la Mancha dejará de ser un mar infranqueable y el hasta entonces denominado "rey de los accidentes" se convierte en el indiscutible "padre de la aeronáutica".

"Estoy encantado con el
reloj Zenith, que utilizo habitualmente y que recomiendo encarecidamente a todas las personas
apasionadas por la exactitud".

Tres años después, Louis Blériot declarará: « "Estoy encantado con el reloj Zenith, que utilizo habitualmente y que recomiendo encarecidamente a todas las personas apasionadas por la exactitud". Dado que la marca de la estrella es una de las primeras en construir instrumentos de vuelo (principalmente altímetros y relojes de pulsera) durante el advenimiento de la aviación a comienzos del siglo XX, no es de extrañar que estos dos visionarios estuvieran destinados a encontrarse de nuevo.